ENCUENTRA TU EXPERIENCIA
 

Cómo crear un spa en casa en seis pasos

Cómo crear un spa en casa en seis pasos

Una de las mejores formas para llevar mejor la cuarentena, según los psicólogos, es mantener la mente relajada. La mejor forma de hacerlo es acudiendo a un spa, como nuestro spa en Madrid: Los Nogales. Lamentablemente, el estado de alarma decretado por las autoridades gubernamentales para frenar la propagación del coronavirus no nos permite atender a nuestros clientes. Pero como para nosotros el cuidado del cuerpo y de la mente es vital, y aprovechando que esta semana tiene dos días festivos, os damos una serie de pautas para crear un spa en casa.

Olvídate del móvil

El objetivo de acudir a un spa es relajarse y olvidarse por un momento de las obligaciones diarias. Por eso para recrear un spa en casa lo primero que debes hacer es desconectar el móvil, bien sea apagándolo o dejándolo en silencio en un lado.

Adapta un espacio de la casa

Cuando ya lo hayas hecho, elige un cuarto de la casa que te inspire o te relaje. Si quieres que ese rato de relajación contenga agua, elige el baño y llena la bañera. Esta es una opción ideal ya que cuando se toma un baño relajante, se minimiza los niveles de estrés, se liberan tensiones y ayuda a relajar aquellos músculos que están contraídos o tensos.

Enciende velas y pon música

Para que la sensación sea más placentera todavía, enciende velas aromáticas, colócalas alrededor de la bañera o del lavabo y apaga la luz. Luego, prepara una lista de música relajante y sumérgete en un mar de placer. La música instrumental o la que tiene sonidos de la naturaleza son ideales para despejar la mente.

Mima la piel

Cuando ya el cuerpo está relajado, hay que pasar al siguiente paso, que es mimar la piel. Empieza exfoliando todo tu cuerpo con un gel exfoliante natural, un poco de jabón y sal gorda o con cualquiera de los exfoliantes que se pueden preparar en casa. Masajea todo el cuerpo suavemente con esta crema para activar la circulación.

Ducha y tratamiento facial

Tras ello, aprovecha para darte una ducha caliente y envuelve tu cuerpo con tu albornoz favorito. Con esta sensación de comodidad, se procederá a cuidar tu rostro. Aplica una mascarilla natural durante unos minutos y completa el tratamiento refrescando la zona con un sérum facial.

Date caprichos

A partir de aquí, realiza los demás caprichos que más te apetezcan: hacerte la manicura, la pedicura o aplícate crema hidratante corporal. Si vas a hacer esto último, no te olvides de dedicar un rato a tus manos y tus pues ya que, según distintas disciplinas, aquí se guardas todas las tensiones del día. Hacerlo te ayudará a liberar tensiones.

Y durante todo el proceso de relajación no debes olvidarte de una cosa muy importante, disfrutar de ese momento para ti sola y para tu cuidado corporal y mental.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies